La congestión podría marcar el fin del taxi en Nueva York

0
120
La congestión podría marcar el fin del taxi en Nueva York

La congestión podría marcar el fin del taxi en Nueva York

Conoces algo más icónico que los taxis amarillos de la ciudad de Nueva York?

Llamar con éxito un taxi siempre ha sido un rito de paso para los neoyorquinos.

Ha desconcertado a los forasteros, pero tradicionalmente para los residentes de la Gran Manzana era algo muy normal: ves un taxi libre, levantas una mano, saltas dentro del coche y disfrutas de una experiencia potencialmente extraña pero auténtica.

Sin embargo, el negocio de taxis de la vieja escuela ha estado de capa caída en Nueva York durante algún tiempo, ya que Uber y Lyft han pasado media década expandiendo rápidamente sus tentáculos.

The Wall Street Journal cifra la cantidad de 13.500 taxis en la ciudad de Nueva York, pero hay algo así como 80.000 vehículos de transporte de pasajeros.

Los taxis ahora tienen un nuevo desafío, y podría ser uno existencial: las tasas por congestión en Nueva York, que serán los primeros impuestos de este tipo en una ciudad de los EE.UU.

Esta tasa por congestión se la ha inventado el estado de Nueva York, para comenzar a aplicar las tarifas en 2021.

Los vehículos que quieran acceder a la zona de congestión (isla de Manhattan debajo de la calle 60) tendrán que pagar una tasa de entre 12 y 14 dólares, (probablemente se evalúe utilizando el sistema EZ Pass, que ya está en puentes, túneles y carreteras de peaje en la región).

Los taxis pagarán 2,50 dólares por viaje, mientras que los servicios de transporte se facturarán 2,75.

Los taxis no causan congestión

Pero Uber y Lyft, por ejemplo, podrán obtener un descuento para un viaje «compartido», reduciendo la tarifa a 0,75.

Los taxis no podrán hacer esto, y ciertamente, será imposible comprobar si los coches de Uber acaban transportando a múltiples pasajeros.

El objetivo principal es generar 15.000 millones en un plazo de cinco años para mejoras del sistema de transporte público de la ciudad.

Esa es una financiación muy necesaria, y todos esperamos que sea utilizada correctamente.

Pero la expansión más reciente del metro de la ciudad, la línea de la Segunda Avenida tardó décadas y costó la asombrosa suma de 3.800 millones de dólares, así que no pierdas la esperanza.

Por supuesto, las tasas de acceso deberían aliviar la congestión de Manhattan, pero lo harán a costa de entregar el negocio del transporte más lucrativo de la ciudad a Uber y Lyft mientras continúan con la destrucción de los taxis.

Es una negociación política difícil, que fue forjada por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo y muy lucrativa para él.

Por lo que puedo decir, el plan combina una teoría económica aceptada sobre la congestión causada por coches privados, es una «externalidad » sin precio, con un astuto esfuerzo por lograr que las compañías de Silicon Valley bien capitalizadas paguen la modernización del transporte público.

Los taxistas están atrapados

Los taxistas han argumentado persuasivamente que debido a que han sido limitados durante mucho tiempo, no son parte del problema de congestión.

Esto es correcto, de hecho, es difícil ver por qué los taxis no están exentos del cargo.

Son una especie de la tercera etapa de larga data de un banco de tránsito de Nueva York, junto con los autobuses y el metro.

Evidentemente, el negocio de los taxis ha perdido ese argumento y ahora podría tener dificultades para competir con Uber, Lyft debido a que los servicios de transporte, ya que están perdiendo grandes cantidades de dinero al perseguir el crecimiento que desean los inversores, simplemente reducirán los precios para poder subsistir.

«El doble estándar aquí es en realidad tan evidente que es casi difícil de creer que es real»

Uber, Lyft y otros servicios de transporte de pasajeros simplemente inundaron las calles de la ciudad de Nueva York con vehículos en un esfuerzo por construir rápidamente sus negocios.

Conocemos el poder de Uber

El negocio de los taxis no es puro?

Los economistas a menudo han argumentado que era un monopolio y, en su día las licencias de taxi costaban más de 1 millón de dólares.

Pero Nueva York ahora está utilizando su poder legislativo y presupuestario para elegir a un claro ganador en el juego de tránsito; la cantidad de dinero que Uber y Lyft pueden aportar a sus bolsillos es simplemente demasiado grande para resistir.

Los pragmáticos te dirán que el caballo, por así decirlo, ha dejado el establo, por lo que tiene sentido que Nueva York aplique las tasas para compensar los años de descuido en los sistemas de tránsito, que no tienen nada que ver con la congestión.

En ese caso, el negocio del taxi, icónico o no, es prescindible.

La congestión podría marcar el fin del taxi en Nueva York

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here